domingo, mayo 17, 2009

Estrés: La adaptación creativa

¿Podemos vivir sin experimentar estrés en nuestras actividades cotidianas?





Se cree que solamente situaciones excepcionales como enfermedades graves, pérdidas de seres queridos, separaciones o mudanzas son productoras de estrés.



Sin embargo esto no es así, ya que cualquier contratiempo - como por ejemplo el corte de una calle por un piquete, un paro bancario decretado a último momento o la paralización de los servicios de los subterráneos - puede activar los mecanismos del estrés según lo estudiado por Hans Selye.
Dicho autor sostiene que el estrés no es necesariamente malo para el ser humano sino que es el condimento de la vida, debido a que cada emoción o actividad podrían causarnos estrés.

Digo "podrían" ya que sabemos que la misma situación estresante, en algunas personas, resultaría vigorizante y en otras personas provocaría una enfermedad.

En función de lo anterior, es deseable desarrollar una buena adaptación, entendiendo por "buena adaptación" no al acatamiento pasivo de lo que nos acontece, sino a la resolución creativa frente a los hechos adversos que se presentan cotidianamente.

La adaptación creativa es un recurso y como tal, todos podemos desplegarla para que sea una asistente valiosa en nuestras vidas y contar con ella para dar respuestas eficaces a los cambios que se producen en nuestro interior y en el medio que nos rodea.

Para el logro de dicha adaptación creativa recomendamos conocer y aplicar los avances de la teoría y de la práctica de la creatividad, y así, hacer frente a un mundo en cambio constante y acelerado, complejizado aún en mayor medida por la crisis mundial que nos atraviesa.