martes, junio 21, 2011

Tiempo y creatividad

Tiempo y creatividad



¿Quién de nosotros no ha escuchado una gran cantidad de expresiones referidas al tiempo? Algunas de ellas son las siguientes:
El tiempo es oro. El tiempo es dinero. La vida está hecha esencialmente de tiempo. Aprovecha el tiempo. No pierdas el tiempo. El tiempo pasa y pasa de prisa.
Puede resultar oportuno preguntarse, preguntarnos
¿Cómo es nuestra relación con el tiempo?
Pero se me ocurre antes otra pregunta, tal vez más inquietante
¿De que clase de tiempo hablamos?

En el Eclesiastés libro del antiguo testamento se menciona que hay un tiempo para cada cosa:
“Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol: un tiempo para nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado; un tiempo para matar y un tiempo para curar, un tiempo para demoler y un tiempo para edificar; un tiempo para llorar y un tiempo para reír, un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar; un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas, un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse; un tiempo para buscar y un tiempo para perder, un tiempo para guardar y un tiempo para tirar; un tiempo para rasgar y un tiempo para coser, un tiempo para callar y un tiempo para hablar; un tiempo para amar y un tiempo para odiar, un tiempo de guerra y un tiempo de paz.”

Los antiguos griegos tenían tres categorías del tiempo: Kronos, Aion y Kairós.
Los mayas tenían su calendario y el Tiempo del No Tiempo.
En el cristianismo la liturgia plantea
“El tiempo del adviento, de la encarnación, de la epifanía, de la cuaresma, de la pascua y de pentocostés.”

Tenemos también otros tiempos:
El tiempo lineal y el tiempo circular.
El tiempo pasado, presente y futuro.
El tiempo de los comienzos, el tiempo de los desarrollos y el tiempo de los finales.

En la literatura por ejemplo nos encontramos con Proust y su búsqueda del tiempo perdido.

En filosofía desde ya en Aristóteles pueden advertirse dos doctrinas de tiempo, una física y otra psicológica. Bergson plantea al tiempo como duración real y evolución creadora de la conciencia tal como lo experimentamos profundamente por medio de la intuición.

En Heidegger el estudio del Tiempo es equivalente al estudio del Ser. Con Ser y tiempo define el tiempo como sentido del ser del Dasein (ser-en-el-mundo).

En ciencias el tiempo es la magnitud que permite ordenar los sucesos en secuencias, estableciendo un pasado, un presente y un futuro, y da lugar al principio de causalidad, uno de los axiomas del método científico.
Con la Teoría de la relatividad de Albert Einstein se funden las categorías de espacio y tiempo.

En la actualidad tenemos que hablar del tiempo real para explicar las conexiones entre personas por medios informáticos.

En algunas canciones de nuestro folklore se habla del tiempo feliz de la niñez.

Como podemos apreciar las categorías para pensar el tiempo varían según cada disciplina, cada época y cada cultura.

Tratemos ahora, después de este breve paseo por las diferentes caracterizaciones del tiempo de contestar la pregunta que nos formulamos anteriormente:
¿Cómo es nuestra relación con el tiempo?
¿Lo medimos, lo perdemos, lo ganamos, lo soñamos, lo deseamos, lo añoramos, lo diseñamos, lo matamos?

Ha surgido una corriente cultural, el movimiento Slow que propone tomar el control del tiempo en lugar de someternos a su tiranía.

En Wikipedia podemos encontrar una referencia al tiempo y al reloj: “Un reloj es cualquier dispositivo que puede medir el tiempo transcurrido entre dos eventos que suceden respecto de un observador.”

El tiempo y la creatividad
El tiempo sólo se puede aprovechar teniendo en cuenta que es una potencialidad del ser. Pensamos que tener conciencia del tiempo y de la importancia de su transcurrir para nuestra vida, participar en cada evento con un estar presente para que el momento presente sea un momento maravilloso (como propone Thich Nhat Hanh) y vivir con proyectos creativos para el futuro, sin quedar prisioneros del pasado para dar prioridad a las actividades que estimulan el desarrollo de las personas y el encuentro creador con nuestros semejantes nos brinda la posibilidad de vivir una vida con creatividad que valga la alegría!

Para no tomar demasiado tiempo de su tiempo de momento dejamos acá.
Tal vez en otro tiempo hablaremos del tiempo en Jorge Luis Borges.


Lic. Carlos Churba
http://carloschurba.wikispaces.com
carloschurba@gmail.com