viernes, julio 25, 2008

Entre la Omnipotencia y la Impotencia: la Potencia, el poder de la Creatividad.






En el año 1994, en oportunidad de participar como profesor invitado en el Master Internacional de Creatividad Aplicada Total desarrollado en Santiago de Compostela, España, propuse el tema de la Potencia como ubicada entre dos extremos la omnipotencia por un lado y la impotencia por el otro.
A nosotros nos interesa la estimulación y el desarrollo de la Creatividad tanto a nivel individual como a nivel de la organizaciones y también de las comunidades y las ciudades (ver Ciudades Creativas).
Consideramos que uno de los caminos para el despliegue de la creatividad y la superación de los bloqueos que la inhiben estriba en tomar conciencia de estos dos conceptos: Omnipotencia e Impotencia, como dos grandes obstáculos para la realización de obras creadoras que respondan a nuestros deseos y motivaciones.
Omnipotencia:(Del lat. omnipotentĭa).
1. f. Poder omnímodo, atributo únicamente de Dios.
Impotencia:(Del lat. impotentĭa).
1. f. Falta de poder para hacer algo.
2. f. Incapacidad de engendrar o concebir.

¿Qué es bueno? Todo lo que acrecienta en el hombre el sentimiento de poder, la voluntad de poder, el poder mismo. Friedrich Nietzsche.

La Potencia de la Creatividad la consideramos ubicada más allá de la Impotencia y de la omnipotencia.

Erich Fromm realizó un estudio que dió como resultado que hay personas que se caracterizan por el pesimismo hacia el futuro, la sumisión y la impotencia frente al mundo y la sociedad.
La actitud negativa,fatalista según Viktor Frankl es una manifestación de la Frustración Existencial en la experiencia de un individuo y una forma que usa el neurótico para eludir su responsabilidad y su libertad (Frankl, 1994).
La resignación y conformismo a partir del generalizado sentimiento de impotencia ante el destino puede producir la parálisis de la voluntad y por lo tanto inhibir las realizaciones creativas.

Por lo expresado anteriormente concluímos que es necesario para realizar una obra y una vida creadora, renunciar tanto a estos dos peligrosos inhibidores de la creatividad humana: la omnipotencia y la impotencia, permitiéndonos el pasaje de la potencialidad al acto. En dicha actualización se vive y se realiza la potencia humana, el poder de la creatividad.